El coronavirus cambiará nuestros hábitos

La crisis global provocada por el Covid-19 nos ha recordado que somos frágiles, débiles y vulnerables, pero también ha sacado a relucir nuestro lado más humano. Tiempos como éste nos hacen crecer y progresar como humanidad y nos demuestran que, ante la adversidad, nos hacemos más fuertes.

En los momentos más oscuros y complicados, el ser humano es capaz de sacar a la luz su lado más positivo y solidario. En las últimas semanas, el virus ha revelado todas las caras de la experiencia humana.

Nos hemos sentido débiles e impotentes, hemos estado asustados, confundidos y hemos lamentado las vacaciones perdidas y los planes incumplidos. Hemos experimentado la pérdida de algo tan valioso como la posibilidad de movernos libremente, de abrazarnos, de visitar a nuestros seres queridos. Hemos sentido una pérdida real y genuina, a veces por primera vez. Tiempos como estos muestran lo que realmente somos.

Pero este período ha revelado mucho más que nuestras emociones, rasgos y vulnerabilidades humanas. Ha puesto al descubierto también nuestra humanidad. En las últimas semanas y meses, hemos sido testigos de actos inimaginables de bondad y valentía, alimentados por nuestro deseo instintivo de ayudarnos mutuamente.

La humanidad está en cada rincón, y se demuestra en un turno doble en el hospital, en una nota escrita a mano a un vecino, en conectar con personas que nos veíamos desde hacía años, en una sonrisa en medio de la confusión.

Es dejar de lado viejos argumentos y darse cuenta de lo que es importante. Y eso también forma parte de nosotros. La humanidad en su conjunto está reflexionando acerca de sí misma y todos y cada uno de nosotros estamos descubriendo cómo somos realmente y cómo son las personas que nos rodean.

Estamos viendo en todo el mundo comunidades que se unen para apoyarse mutuamente. Y nos estamos sorprendiendo con nuestra propia humanidad. Ser humano es un hecho. Pero mantener nuestra humanidad es una elección.

¿Qué tipo de mundo elegimos crear ahora? Éste es nuestro momento de cambio. El momento perfecto para decidir quién queremos ser, hacia dónde nos dirigimos y cómo queremos progresar.

El virus nos ha tocado a todos. Pero si todos estamos afectados, también todos estamos involucrados. Ésta es una invitación no sólo para trabajar juntos, sino también para crear algo juntos.

Algo mejor. Hemos visto cómo prevalece nuestra creatividad en tiempos de crisis. Y no tiene que parar aquí. Éste ha sido nuestro momento de oportunidad, nuestra forma de despertar de un letargo que nos impedía vislumbrar nuestro propio potencial, y ahora debemos encontrar nuevas formas de progresar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *