Home DESTINOS TURISTICOS 8 Experiencias únicas para disfrutar en la tercera isla más grande de Japón

8 Experiencias únicas para disfrutar en la tercera isla más grande de Japón

by Yuniet Blanco Salas
0 comment

Kyushu es un lugar mágico, una isla de verdes colinas cubiertas de hierba, túneles, cascadas, volcanes y fuentes termales. Pero más que eso, es un «retroceso» a otra época.

Kyushu es un maravilloso ejemplo de la cultura y las tradiciones ancestrales de Japón, desde los templos antiguos y los santuarios sagrados hasta las peonzas de lucha y la porcelana de fama mundial.

Lo más singular de Kyushu son sus gentes. Son amables, hospitalarios y les entusiasma compartir un poco de su mundo con los visitantes. Hoy te invitamos a conocer 8 de las experiencias únicas que podrás disfrutar en la tercera isla más grande de Japón.

1. Volcán Sakurajima, Kagoshima

Una de las experiencias más singulares y emocionantes es pasar la noche en o cerca de uno de los volcanes más activos de Japón, Sakurajima («Isla de los cerezos en flor»), situada en el extremo occidental de Kyushu, en la prefectura de Kagoshima.

Pasar la noche en la base de este volcán humeante ha sido descrito como «una extraña mezcla de serenidad y sensación de poder». Si deseas visitar Sakurajima, pero prefieres no alojarte tan cerca de un volcán activo, hay hoteles en Kagoshima con impresionantes vistas del volcán desde el otro lado de la bahía.

Sakurajima tiene varios puntos de observación del volcán, así como santuarios históricos, para visitar por toda la isla. Asegúrate de hacer una parada en el Centro de Visitantes y Museo Volcánico de Sakurajima, cerca del puerto del ferry. La entrada es gratuita y está justo al lado de un sendero de lava y del pediluvio del parque Yogan Nagisa (una fuente termal), que es una experiencia única en sí misma.

2. Kirishima Kurozu (Vinagre negro), Kagoshima

Una experiencia única en Kyushu se encuentra en la prefectura de Kagoshima: Kirishima Kurozu o Vinagre Negro (fábrica). El mejor lugar para experimentar Kirishima Kurozu es el Centro de Información Sakamoto Kurozu Tsubobatake.

Desde la carretera se pueden ver extrañas vasijas negras, así como el olor del delicioso vinagre que flota en el aire. En el centro de visitantes e información hay un pequeño museo, un exquisito restaurante y una tienda de regalos donde se pueden comprar cientos de productos de vinagre, así como degustar las distintas variaciones de vinagre que se producen en esta fábrica.

Sin embargo, lo más singular de este lugar son los grandes campos repletos de miles de tinajas de vinagre negro, un método centenario de elaboración de vinagre negro. En los días despejados, desde los botes de vinagre se divisa el volcán Sakurajima humeando al fondo.

3. Castillo de Hirado, Nagasaki

La ciudad de Hirado está situada en la isla de Hirado, en la región occidental de la prefectura de Nagasaki. A mediados del siglo XVI, Hirado se convirtió en la capital del comercio internacional de Japón. La Casa de Comercio Holandesa de Hirado, el primer edificio de estilo occidental de Japón, ha sido restaurada y es ahora un fantástico museo de historia abierto al público.

En lo alto de la colina sobre la Casa de Comercio Holandesa se alza el Museo Histórico de Matsura. Está ubicado en la residencia del señor feudal Matsura que reinó durante el periodo Kamakura (circa 1185-1333). El museo contiene restos y artefactos históricos del reinado de los Matsura.

El castillo de Hirado es uno de los únicos castillos de Kyushu. La actual torre del castillo fue totalmente restaurada en 1962. Con cinco plantas, el Castillo de Hirado es en parte museo y en parte galería histórica con un teatro y experiencias interactivas únicas. Los terrenos del castillo son preciosos, con jardines, estatuas y santuarios.

4. Trompos de Sasebo, Nagasaki

Para vivir una experiencia única visita Sasebo Spinning Tops, también conocido como Sasebo Goma. Ve el antiguo método de fabricación de peonzas «luchadoras» y aprende el arte y el deporte de hilarlas. Aprende las antiguas tradiciones y la teoría del «Yin-Yang y los Cinco Elementos» (los colores utilizados para pintar las peonzas).

En el taller, los visitantes pueden pintar su propia peonza artesanal, un recuerdo muy único y especial.

Sasebo Goma es rica en historia; una artesanía tradicional de la prefectura de Nagasaki famosa en todo el mundo. Desde antes del periodo Heian (hacia 800-1200), el trompo era un juego al que sólo jugaba la realeza. Hoy en día, las peonzas se fabrican para el disfrute de todos y siguen haciéndose en Sasebo por fabricantes de tercera y cuarta generación.

5. Los Siete Infiernos de Beppu, Oita

El Jigoku de Beppu, también conocido como los «Siete Infiernos de Beppu», suena algo siniestro, pero es una experiencia única de Kyushu, en la prefectura de Oita. Su nombre proviene de los misteriosos manantiales geotérmicos (agua hirviendo y gas que burbujea desde debajo de la tierra).

Cada uno de los siete infiernos tiene características diferentes, incluido Oniyama Jigoku, una reserva de animales donde viven 80 caimanes. Cuatro de los infiernos han sido designados Lugares Nacionales de Belleza Escénica. Umi («mar») es de un precioso color azul cobalto y la arcilla hirviente de Chinoike («lago de sangre») es de color rojo sangre, el más antiguo de los infiernos de Japón.

Estos Jigoku son para verlos, no para bañarse en ellos, ya que pueden alcanzar temperaturas de unos 99 grados Celsius (210,2 grados Fahrenheit).

6. Fukuoka

Fukuoka, la ciudad más grande de Kyushu, tiene un ambiente relajado. Conocida como destino gastronómico, Fukuoka tiene todos los atractivos de una gran ciudad: museos, acontecimientos deportivos y culturales, etc. Sin embargo, para vivir una experiencia realmente única, visite el Buda Reclinado del templo de Nanzoin.

La postura reclinada es una rareza en Japón, y éste mide unos impresionantes 134 pies de largo y 36 de alto. Asegúrate de frotarle los pies para tener buena suerte.

Otro lugar impresionante está a menos de una hora en coche de Fukuoka, en Itoshima: Sakurai Shrine Futamigaura Torii and Couple Stones. Es un corto paseo (y algunas escaleras) desde el aparcamiento hasta la playa, pero merece la pena por las increíbles fotos que capturará.

7. La caza del tesoro de cerámica, Saga

La prefectura de Saga es la cuna de la porcelana japonesa. Durante más de 400 años, la porcelana más conocida y coleccionada en todo el mundo procedía, y sigue procediendo, de las pequeñas ciudades de Arita e Imari, en Kyushu.

Para vivir una experiencia única en torno a la porcelana y la cerámica, prueba la «caza del tesoro». Hay varios lugares que ofrecen la búsqueda del tesoro. Se recomienda el Horno Kouraku, en Arita.

Los visitantes «compran» una cesta de la compra y entran en un almacén muy grande apilado con miles de cajas llenas de cerámica – cuencos, platos, tazas de saki – todo lo que se pueda imaginar. Le dan guantes  y 90 minutos para rebuscar y llenar la cesta. Lo que quepa en la cesta, te lo quedas.

8. Huis Ten Bosch, Nagasaki

En Sasebo se encuentra una de las experiencias más singulares de Kyushu: Huis Ten Bosch, el mayor parque de atracciones de Japón por superficie (sí, más grande que el Disney de Tokio).

Situado en la bahía de Osaka, en la prefectura de Nagasaki, Huis Ten Bosch («La casa del bosque») es una exquisita réplica de una ciudad y un campo holandeses (con molinos de viento, tulipanes, castillos y un canal). Se construyó para rendir homenaje a la importancia del comercio holandés en el Japón del siglo XVI.

No es el típico parque de atracciones, pero aquí hay mucho que hacer para toda la familia. Los visitantes encontrarán realidad virtual y juegos digitales junto con actividades más tradicionales.

Las noches son espectaculares en Huis Ten Bosch, ya que todo el parque se ilumina con más de 13 millones de luces. Hay varios espectáculos de luces en los castillos. Un día no es suficiente para ver y hacer todo lo que ofrece el parque.

You may also like

Leave a Comment