Home DESTINOS TURISTICOS Turcas y Caicos: La primera piscina oceánica del caribe causa sensación en un complejo turístico

Turcas y Caicos: La primera piscina oceánica del caribe causa sensación en un complejo turístico

by Yuniet Blanco Salas

El concepto de piscinas oceánicas se originó a finales del siglo XIX en la costa australiana de Nueva Gales del Sur para proteger a los bañistas del oleaje, las corrientes y los tiburones, además de ofrecer protección legal frente a la prohibición de bañarse en público durante el día.

Se trata de piscinas naturales, alimentadas por agua directamente del mar y a menudo con fondo arenoso.

«Aunque las piscinas oceánicas no son solo cosa de australianos, allí inspiran una especie de fervor que roza el fanatismo», afirma Maclaren. «Ahora están más de moda que nunca. Tal vez sea por Instagram; son tan seductoras para fotografiar. Pero después de haber experimentado los beneficios de las piscinas oceánicas y las comunidades que se desarrollan en torno a ellas, pensé: bueno, tal vez podamos hacer esto aquí».

Los trabajadores empezaron el proyecto en Wymara el pasado octubre, tallando más de 1.500 toneladas de roca. Una vez terminada, la piscina mide 130 pies de largo por 30 de ancho. Dependiendo de la marea, la parte menos profunda mide entre 1,5 y 1,5 metros, y la más profunda, entre 1,8 y 2 metros.

«Al principio diseñé una playa y una zona de baño más típicas. Pero cuando vi la plataforma rocosa poco profunda adyacente a la playa, se me ocurrió una idea», explica Maclaren. «Podía excavar una piscina en la roca. Como nuestro hotel está situado en la playa de Grace Bay, reconocida como una de las mejores del mundo, pensé que sería emocionante para nuestros huéspedes experimentar algo diferente.»

Por ahora, solo para huéspedes del complejo

Aunque la piscina, que según el complejo es la primera de su tipo en el Caribe, es de momento solo para huéspedes, los planes prevén la apertura de un nuevo restaurante junto a la playa y la disponibilidad de pases de un día para el público en general.

«La gente se ha quedado alucinada», afirma Maclaren. «El hecho de que los huéspedes de nuestro hotel hayan abandonado la playa de Grace Bay para venir a visitar la piscina marina ha sido el mayor cumplido. Realmente es una experiencia única».

Además de la piscina, Wymara Resort and Villas cuenta con 91 estudios y suites recién renovados, una piscina de borde infinito de 2.000 metros cuadrados, un spa con todos los servicios y tres restaurantes y bares.

La sección de villas también incluye el Sunset Cove Beach Club, que cuenta con un gimnasio con una piscina de 82 pies de largo, sala de vapor de eucalipto, sauna y pistas de tenis y pickleball.

You may also like

Leave a Comment