Sudamérica: ¿Qué hacer para aprovechar al máximo tu visita al lago Titicaca?

0
81

Como el lago navegable más alto del mundo y el mayor de Sudamérica, el lago Titicaca es más que divertido.

A 3.500 metros sobre el nivel del mar y enclavado en la cordillera de los Andes, el lago Titicaca está rodeado por Bolivia y Perú. Cada lado ofrece experiencias únicas.

Desde arriba, su forma recuerda a la de un puma persiguiendo a un conejo, lo que le dio su nombre, Titi Khar’ka, que significa «roca del puma» en aymara, la lengua indígena local. Hay más de 40 islas, muchas de ellas habitadas, algunas de las cuales flotan.

Si visitas Bolivia o Perú, no olvides incluir el lago Titicaca en su itinerario. Hoy compartiré los mejores consejos para visitar y disfrutar del lago Titicaca.

Cuidado con la altitud

El lago es el doble de alto que muchas ciudades. El mal de altura es real y hay que tomárselo en serio cuando se visita el lago Titicaca. Si te sientes mareado, cansado, te falta el aire o te duele la cabeza mientras visitas el lago, eso es mal de altura.

Si planeas hacer algo extenuante, es mejor que te des uno o dos días para aclimatarte a la altitud antes de emprender cualquier excursión u otras aventuras. Otros consejos para adaptarse a la altitud son mantenerse hidratado, bebiendo mucha agua. Abstente también de beber alcohol o fumar, ya que agravan el problema.

Si te sientes aventurero, puedes probar el remedio local de las hojas de coca. Se pueden encontrar en los pueblos cercanos al lago. Se pueden masticar o tomar en infusión. Provienen de una planta medicinal de los Andes conocida por aliviar el mal de altura y ayudar a la aclimatación.

Visita la Isla del Sol

Si visitas la parte boliviana puedes tomar varias excursiones para visitar la mayor de las más de 40 islas del lago, la Isla del Sol. Hay excursiones de medio día, de un día entero y de una noche.

Los barcos salen de Copacabana y tardan unas dos horas en llegar a la isla. El barco te recogerá en el mismo lugar donde te dejó. Hay varias cosas que hacer y sitios que ver en la isla. Lo que hagas allí dependerá del tiempo del que dispongas.

Lo mejor es tomar la excursión de día completo, que te permite recorrer toda la isla a pie. Dura unas 3 horas y es increíblemente pintoresca. Pasarás por el yacimiento arqueológico del Palacio del Inca, que es un laberinto de muros y puertas diminutas. También es posible que veas algunas llamas o granjeros, ya que la isla está habitada.

Consejos profesionales: Isla del Sol

La isla no tiene automóviles y solo se recorre a pie o alquilando un burro. Este es en parte el motivo por el que la gente decide quedarse a pasar la noche o incluso más tiempo. En la isla se respira una tranquilidad que el continente no ofrece.

Trae tu bañador. Dependiendo de la duración de la estancia, es posible darse un chapuzón en el lago. En la parte norte de la isla hay una playa. En los días calurosos, es la forma perfecta de refrescarse y disfrutar del lago.

Comer trucha

Aunque parezca sorprendente, el lago Titicaca está repleto de truchas. Al parecer, en la década de 1940 se introdujeron en el lago truchas arco iris y truchas marrones para mejorar la pesca comercial. Una visita al lago Titicaca no está completa sin una buena comida de este pez lacustre.

Busca uno de los muchos restaurantes frente al lago con terraza en Copacabana, pide un plato de trucha y una cerveza Pacena, siéntate y disfruta de los acontecimientos en el lago. Un plato típico de trucha viene acompañado de una pequeña ensalada, arroz y patatas fritas.

No te sorprendas si el pescado que te traen es rosado en lugar de blanco por dentro. Resulta que la trucha del lago Titicaca tiene una carne rosada parecida a la del salmón.

Además, no te sorprendas si te la sirven con la cabeza y las espinas dentro. Así es como se sirve la mayoría del pescado en Sudamérica. A la plancha o frito, es absolutamente delicioso.

Visita los pueblos flotantes de los Uros

He dejado lo mejor para el final. Los pueblos flotantes será uno de los momentos culminantes de tu primera visita al lago Titicaca y una experiencia en la que seguirás pensando a menudo.

Se cree que son los descendientes de algunos de los primeros habitantes del lago Titicaca, y han mantenido un estilo de vida flotante durante cientos de años. Utilizando la planta endémica tortora, construyen islas móviles para alejarse del peligro cuando es necesario.

Los uros dependen ahora en gran medida del turismo y reciben a los visitantes con sonrisas. Están deseosos de mostrarle su modo de vida y le harán demostraciones de cómo se fabrican las islas.

Para visitar los pueblos flotantes, hay que situarse en el lado peruano. Las excursiones de medio día salen de la ciudad de Puno tres veces al día. Una vez en las islas flotantes, se puede ver de primera mano cómo se teje la planta de la tortora para hacer las islas flotantes, así como los barcos y las casas del pueblo.

Es realmente una maravilla pisar estas islas flotantes y ver la vida de pueblo de quienes las habitan. Se ofrecen muchos recuerdos, todos hechos con la planta tortora.

Hay mucho que ver y hacer en los alrededores del lago Titicaca. Primero tendrás que decidir desde qué país quieres visitarlo. En cualquier caso, prepárate para la altitud, lleva mucha crema solar y calzado cómodo, y ten espíritu aventurero.

Artículo anteriorOaxaca: Otro Oaxaca, el nuevo hotel ideal para redescubrir la ciudad más hermosa de México
Artículo siguienteDestinos curiosos: 6 datos sobre las islas Marshall que no sabías
Graduada de la Facultad de Lenguas Extranjeras de la Universidad de la Habana de Lic. en Lengua Alemana con Segunda Lengua Inglés.Experiencia como Traductora desde Septiembre 2010 – hasta la Fecha en el ICRT (Instituto Cubano de Radio y Televisión) con Cursos de postgrados de Subtitulaje y CLOSED CAPTION y en Caribbean News Digital (Página Web) como Traductora del CND de alemán. Escritora, Editora de libros y Community Manager.