Los atardeceres más bonitos del mundo

0
102
Imagen de elcodigodebarras en Pixabay

Ese momento mágico al final del día, cuando el sol se esconde y no puedes dejar de contemplar, sin duda es un espectáculo para disfrutar solo o acompañado; ese recuerdo que te hará sonreír por el resto de tu vida.

Aunque no podemos negar que cada quien tendrá su lugar favorito donde ver el atardecer, abajo puedes tomar nota de estos maravillosos lugares que sin duda te quitaran el aliento.

Atardecer en Angkor Wat (Camboya)

En el complejo arqueológico de Angkor Wat, se refleja en su lago, el cielo dorado que pinta el templo con sus majestuosas torres de loto y ninfas. Al atardecer se reúnen los viajeros que quieren presenciar el momento sagrado en el que se oculta el sol y el sol se mezcla con el agua.

Atardecer en Cable Beach (Broome, Australia)

En las playas de la ciudad de Broome, existe una combinación de colores tan hermosa como pintoresca, y es que el rojo del pindan (la tierra de color óxido característica de la región australiana de Kimberley), el aguamarina de la Roebuck Bay y el blanco nacarado de la arena de la Cable Beach. Hacen de este atardecer una experiencia inimaginable

Puedes encontrar un lugar para verlo por toda la costa con sus 22 kilómetros a tu disposición, sin preocuparte por toda la gente que se reúne para ver el espectáculo. Otra opción que puedes hacer para disfrutar del atardecer es ir sentado entre las jorobas de un camello.

Puesta de sol en Santorini (Grecia)

Ese momento en el que el sol de esconde en el Mediterráneo, hace que el atardecer sea uno de los más fotografiados para los turistas. Santorini con sus casas blancas y la playa de arena negra, hacen de este paisaje un ícono para disfrutar este espectáculo.

Para admirar el ocaso sin tanta gente, procura ir por el borde de la caldera hacia el sur.

Imagen de elcodigodebarras en Pixabay

El ocaso desde La Alhambra (Granada)

En la parte alta del Albaicín miles de personas se reúnen para ver el bello atardecer. En donde los colores del ocaso bañan las paredes del palacio andaluz. Puedes contemplar esa luz tostada del ocaso desde el mirador de San Nicolás; ya que para los granadinos consideran que no hay mejor lugar para deleitarte de esta vista panorámica.