Home DESTINOS TURISTICOS El complejo turístico más antiguo de EE. UU.: un lugar al que las familias regresan año tras año

El complejo turístico más antiguo de EE. UU.: un lugar al que las familias regresan año tras año

by Yuniet Blanco Salas
0 comment

El primer centro turístico de EE.UU. es anterior a Estados Unidos. En 1766 -una década antes de la firma de la Declaración de Independencia-, un topógrafo llamado Thomas Bullitt construyó una cabaña de madera con 18 habitaciones en Hot Springs, Virginia, en las profundidades de los montes Allegheny y la llamó «The Homestead».

La propiedad fue cambiando de manos a lo largo de las décadas y poco a poco se convirtió en uno de los destinos más apreciados del Sur. Veintitrés presidentes de Estados Unidos se han alojado en el actual Omni Homestead Resort, declarado Monumento Histórico Nacional. En los 257 años transcurridos desde su fundación, el Homestead se ha convertido en un lugar al que las familias regresan año tras año.

Ahora, este icono de Virginia está listo para dar la bienvenida a una nueva generación. En octubre, el complejo concluyó una renovación de 150 millones de dólares, que ha abarcado las 483 habitaciones, las históricas piscinas Warm Springs y 72.000 metros cuadrados de espacios para reuniones y salones de baile, además de los bares y restaurantes del complejo. También se ha añadido un nuevo pabellón de eventos de 1.000 metros cuadrados.

El objetivo era mostrar la historia de la propiedad, pero que pareciera una residencia, no un museo. Para ello, los espacios comunes cuentan con una cuidada selección de objetos de archivo, como esquís de época o un proyector de cine que se utilizaba en el teatro de los años veinte (que también formó parte de la renovación).

Aquí tienes todo lo que necesitas saber sobre el Omni Homestead Resort y su reciente renovación.

Las habitaciones

Las 483 habitaciones del Homestead han sido totalmente renovadas con un elegante diseño sureño. Cada ala del complejo presenta una paleta de colores distinta (rosa, azul, lavanda y verde) que se extiende desde los pasillos hasta las habitaciones.

La suite ejecutiva tiene un amplio salón con chimenea y, muy bien pensado, varios armarios, que sería perfecto para una familia. Algunas suites también tienen porche.

En contraste con la estética limpia y neutra del mobiliario, los faldones de la cama y las cortinas de flores oscuras Shumacher Pyne Hollyhock resaltan y añaden un toque de fantasía.

El complejo también cuenta con cinco Suites Presidenciales, diseñadas para reflejar los gustos de los antiguos presidentes de EE.UU. que dan nombre a la habitación (Madison, McKinley, Taft, Wilson y Eisenhower). Cada suite, de 1.500 pies cuadrados, cuenta con un vestíbulo, una zona de estar, dos dormitorios principales y dos cuartos de baño con bañera de pedestal.

En cuanto a la accesibilidad, algunas habitaciones cumplen los requisitos de la ADA, y todas las habitaciones y suites tienen números de habitación en braille. Hay acceso ADA desde el porche delantero para los que entran en el hotel, y todas las piscinas tienen telesillas, además del baño de señoras de las piscinas Warm Springs, que tiene una entrada ADA.

Comida y bebida

El Homestead cuenta con varios restaurantes, por lo que nunca se está lejos de una buena comida. Puedes difrutar la comodidad de tomar un café y un donut en Martha’s Market (un lugar informal junto a la Biblioteca de Washington) por las mañanas antes de salir para las actividades del día, y de almorzar en Jefferson’s Taproom.

Para tomar algo, dirígete al Presidential Lounge y al Lobby Bar: el ambiente es sofisticado y de club, perfecto para tomar un Old Fashioned y admirar los retratos de los presidentes que se han alojado en el complejo. Ten en cuenta que algunos restaurantes, como el American Audubon Dining Room, tienen un código de vestimenta.

Experiencias y servicios

No importa la estación del año, el Homestead tiene un montón de actividades para mantenerle ocupado. Hay dos campos de golf de 18 hoyos, cuatro pistas de tenis, un centro de cetrería, lanzamiento de hachas, pesca con mosca y excursiones en kayak, tirolina, juegos de césped y un pequeño parque acuático con río lento, toboganes y piscina familiar (también hay una piscina solo para adultos).

Una de las ofertas más populares es una excursión guiada al desfiladero de Cascades, una impresionante cascada situada en terrenos privados del Homestead, pero la propiedad también está a un corto trayecto en coche del bosque nacional George Washington & Jefferson.

En invierno, los huéspedes pueden esquiar, montar en tubo y patinar sobre hielo. También hay una magnífica sala de cine interior de los años 20 para las noches de cine.

El balneario y las piscinas termales

Si lo que buscas es relajarte, no busques más allá de las aguas que atrajeron por primera vez a la gente a la zona. Los manantiales naturales contienen más de 15 minerales (calcio, azufre y magnesio) y la temperatura de las piscinas suele rondar los 38 grados centígrados.

La pila de piedra original que se utilizaba para el baño se construyó en el 1761, lo que la convierte en la primera estructura de balneario de América. En aquella época, los baños estaban descubiertos y eran solo para hombres. (En la década de 1870 se construyó un segundo edificio para mujeres).

Hoy en día, tras la reciente renovación que ha mantenido la estructura histórica, pero ha mejorado los materiales, las Warm Springs Pools son una parte ineludible de la experiencia Homestead. Es necesario reservar para baños de 50 minutos, y hay baños familiares y mixtos para adultos. (En los baños de caballeros y señoras también hay baños separados por sexos).

Además de las Warm Springs Pools, el complejo cuenta con el Serenity Garden, solo para adultos, que tiene sus propias piscinas minerales, un paseo de reflexología y una piscina infinita. También se ofrecen servicios de spa, como masajes y tratamientos faciales.

Oferta familiar

El Homestead es un lugar al que las familias vuelven año tras año, y tiene un fuerte sentido de comunidad – el maître, Anthony, que también da breves visitas históricas del edificio principal, dijo a mi grupo que cuatro generaciones de su familia han trabajado en el Omni (incluso tuvo su baile de graduación en uno de los salones de baile).

Es este aire de familiaridad el que da a la propiedad una sensación de hogar, y hace que las familias se sientan especialmente bienvenidas. Aunque hay un club infantil para niños de 5 a 10 años, con talleres de manualidades, búsquedas del tesoro, elaboración de pizzas y mucho más, los padres también pueden sentirse cómodos llevando a sus hijos por todo el complejo.

Además, todas las noches se proyectan películas adaptadas a cada edad en el cine, a las 19.00 h, y durante las vacaciones de invierno hay actividades especiales, como una casa de pan de jengibre de dos metros de altura y decoración de galletas para los más pequeños.

Ubicación

El Omni Homestead Resort está en las montañas Allegheny, en Hot Springs, Virginia. El aeropuerto comercial más cercano es el Roanoke-Blacksburg Regional Airport, a unas dos horas en auto del complejo. Hay servicio aéreo privado en el aeropuerto Ingalls Field, a unos 20 minutos en auto del Homestead.

La mejor relación calidad-precio

Aunque el hotel es precioso todo el año, si se viajas en temporada baja encontrarás una mejor oferta. Las habitaciones tradicionales con cama de matrimonio cuestan a partir de 399 dólares.

You may also like

Leave a Comment