Home DESTINOS TURISTICOS ¿Cuál es el destino más antiguo del mundo?

¿Cuál es el destino más antiguo del mundo?

by Yuniet Blanco Salas

Algunos dirán que el país más antiguo del mundo es un país como China o Grecia, donde se pueden visitar ciudades antiguas que se remontan al segundo, tercer e incluso quinto milenio antes de Cristo. Pero las fronteras y las culturas siempre han cambiado a lo largo de la historia, por lo que la mayoría de las naciones actuales son bastante jóvenes.

Los imperios se levantan y caen, pero San Marino, un pequeño enclave en medio de Italia, ha resistido el paso del tiempo desde el año 301 gracias a su diminuto tamaño y a su astucia política. ¿No lo conoces? Aquí tienes un curso intensivo sobre la pequeña república «más serena» de San Marino y por qué merece la pena hacer una parada en su próxima aventura por la península itálica.

¿Dónde queda San Marino?

San Marino es un país autónomo situado en el centro de Italia, entre las regiones italianas de Emilia-Romaña y Las Marcas. Tiene una superficie aproximada de 24 millas cuadradas, mayor que la del Vaticano y Mónaco (los dos países más pequeños del mundo en términos de superficie, con menos de una milla cuadrada), pero menor que la de Liechtenstein y Washington DC.

La frontera occidental del país está a solo 20 minutos en auto de la ciudad costera italiana de Rímini, frente al mar Adriático. También se puede hacer una excursión de un día a San Marino desde Bolonia, a poco menos de dos horas por carretera.

En el centro de San Marino, el imponente Monte Titano se alza sobre el paisaje con tres torres medievales que coronan sus tres picos más altos: la Cesta, en el punto más alto de la montaña; la Montale, en el más pequeño; y la Guaita, la fortaleza más antigua de las tres y quizá la más famosa y fotografiada.

En la ladera occidental del Monte Titano se alza la ciudad amurallada de San Marino, capital del país. El centro histórico de la ciudad, así como el propio Monte Titano, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2008.

¿Cuál es la historia de San Marino?

Marinus era un cantero de la isla de Rab (en la actual Croacia) que, junto con otros cristianos, huyó de la persecución religiosa del Imperio Romano y se asentó en el Monte Titano, donde construyó una iglesia de la que surgió la comunidad que se convertiría en San Marino. La fecha oficial de fundación de la nación es el 3 de septiembre de 301 de nuestra era.

A lo largo de los años, San Marino mantuvo su soberanía gracias a su aislamiento y a un paisaje montañoso bien protegido. Las maniobras políticas también contribuyeron a mantener su relativa independencia: En la Edad Media, cuando la familia Malatesta, gobernante de Rímini, invadió el territorio de San Marino, su pueblo fue protegido por la familia rival Montefeltro, de la cercana Urbino.

En el siglo XVIII, Napoleón reconoció la independencia de San Marino durante su campaña en la península italiana y, de hecho, ofreció ampliar su territorio. Y en el siglo XIX, San Marino ofreció asilo a los revolucionarios que formaban parte y simpatizaban con el movimiento de unificación italiana, entre ellos Giuseppe Garibaldi; poco después, la nueva nación de Italia confirmó la independencia de San Marino mediante un tratado de amistad firmado en el 1862.

San Marino comparte similitudes con un país como Suiza en su tamaño relativamente pequeño, su aislamiento montañoso y su habitual neutralidad política. Casi dos mil años de relativa estabilidad han llevado al país a llamarse también la Serenísima República de San Marino.

¿Cómo es San Marino hoy?

A primera vista, San Marino podría parecerse a cualquier otro municipio italiano de la península: sus principales productos agrícolas son el vino y el queso; su lengua nacional es el italiano; su moneda, el euro; los visitantes pueden cruzar libremente las fronteras italo-samarinenses sin papeleo.

Dicho esto, su historia y cultura únicas aún pueden encontrarse y experimentarse cuando se mira más de cerca.

Además de sus pequeñas industrias vinícola y quesera, San Marino está bien representada en los platos italianos, literalmente. Dos de sus postres estrella, la Torta Tre Monti y la Torta Titano, son tartas de avellana, chocolate y nata inspiradas en sus homónimas, las tres torres de San Marino y el Monte Titano, respectivamente.

No obstante, la cocina sanmarinense está muy influenciada por la de la región italiana de Emilia-Romaña; la piada sammarinense, un pan plano relleno, se parece mucho a la piadina italiana.

El predominio italiano también es evidente en el idioma, pero entre los 47.000 ciudadanos actuales de San Marino, aproximadamente el 83% habla sammarinés, una variedad de la lengua romañola hablada históricamente en la región de Emilia-Romaña. Se habla sobre todo entre los ancianos de la zona y está en peligro de extinción; si no se conserva y educa activamente, el sammarinés podría extinguirse después del 2040.

Aunque San Marino no forma parte de la Unión Europea ni de la eurozona, utiliza el euro como moneda. Las monedas con los diseños de San Marino en la cara nacional son muy codiciadas por los coleccionistas; puede encontrarlas canjeadas localmente, sobre todo en tiendas de recuerdos.

Otra cosa que puede coleccionar cuando visite el país: sellos de pasaporte. Como San Marino, sin salida al mar, no tiene aeropuerto ni estación de tren (los más cercanos están en Rímini), las únicas formas de entrar en el país son las rutas terrestres desde Italia en automóvil o autobús.

Y como Italia tiene fronteras abiertas con San Marino, los sellos de pasaporte sanmarinenses no tienen uso oficial. Sin embargo, son una novedad divertida y se pueden comprar en las oficinas de turismo locales.

Una vez en San Marino, gran parte de las visitas turísticas pueden realizarse en un largo día. El turismo del país gira en torno a la ciudad de San Marino, donde se encuentran la mayoría de restaurantes, cafeterías, hoteles y tiendas para turistas.

Para disfrutar de una amplia panorámica del país y del mar Adriático, toma el auto que sube al Monte Titano y conecta la comuna sammarinense de Borgo Maggiore con el centro histórico de la ciudad.

Allí, echa un vistazo al Palazzo Pubblico en la Piazza della Liberta -literalmente el «palacio público» en el «lugar de la libertad»-, lugares de nombre apropiado en esta Serenísima República. Las vistas desde la plaza son realmente sobrecogedoras: verdes colinas se pierden en el horizonte y las banderas de San Marino ondean al viento, con sus dos bandas blanca y azul claro que representan la paz y la libertad.

El Palazzo también es hermoso, pero lo que más mola es contemplar el ceremonial cambio de guardia, las Guardie di Rocca, que visten los característicos uniformes verde y rojo mientras patrullan las fronteras de la nación.

Desde el centro de la ciudad se pueden visitar fácilmente las tres torres de San Marino, conectadas por un sendero peatonal con vistas panorámicas del país. Solo los interiores de Guaida y Cesta están abiertos al público, pero se puede fotografiar el exterior de Montale.

En cuanto a museos, San Marino no escasea, como corresponde a un país que ha vivido durante casi dos mil años: visite la Galleria Nazionale San Marino (que exhibe arte contemporáneo desde la década del 1950), el Museo de Armas Antiguas (armas y armaduras de todas las épocas) y el Museo del Sello y la Moneda.

La mayoría de los turistas entran y salen de San Marino, pero si se queda una o dos noches, disfrutarás de lo lindo.

Cuando el sol se haya puesto y la noche esté tranquila, cuando la mayoría de los visitantes hayan regresado a Rímini, Bolonia o incluso Florencia, pasea por esas calles de piedra y disfruta de la deliciosa quietud de esta vieja ciudad, de esta antigua y orgullosa nación. Es lo más parecido a viajar en el tiempo en el país más antiguo del mundo.

You may also like

Leave a Comment