Home DESTINOS TURISTICOS ¿Cómo planificar el viaje perfecto a isla Holbox?

¿Cómo planificar el viaje perfecto a isla Holbox?

by Yuniet Blanco Salas
0 comment

Llegar a las costas soleadas de Isla Holbox es como entrar en un club secreto del que desearía haber oído hablar hace años. Con 26 millas de largo y solo una milla de ancho, esta delgada uña de una isla se encuentra frente a la costa norte de la Península de Yucatán, justo donde el turquesa del Mar Caribe se arremolina en el verde del Golfo de México.

Calles arenosas, edificios bañados en colores caribeños y el chisporroteo de los carritos de golf -uno de los principales medios de transporte de la isla- marcan la pauta de un lugar diferente a muchos otros de México.

A decir verdad, Isla Holbox ya no es la escapada rústica que solía ser. El atractivo de sus hamacas, pabellones de yoga y bungalows con palapas para Instagram funcionó bien, y hoy en día hay muchos más turistas y hoteles convencionales que en el pasado. Aun así, esta isla bañada por el sol, donde los autos no son bienvenidos y se prefiere ir descalzo, es una escapada digna de las multitudes de Cancún, Playa del Carmen y Tulum.

¿Cómo llegar a Isla Holbox?

Parte del encanto de Isla Holbox es el trabajo que hay que hacer para llegar a ella. La distancia desde Cancún ayuda a eliminar el volumen y a conservar un ambiente idílico.

Isla Holbox cuenta con un minúsculo aeropuerto para aviones privados, pero la mayoría de los viajeros aterrizarán primero en Cancún. Desde Cancún, se puede conducir o tomar el autobús ADO hasta la ciudad portuaria de Chiquila, la última parada en tierra firme antes de Isla Holbox.

Si alquila un auto, tendrá que dejarlo en Chiquila, ya que en Isla Holbox no hay autos. Hay pequeños aparcamientos de pago. También puede ir en taxi a la terminal de ferrys, pero prepárese para unas tarifas elevadas. ADO es la opción más cómoda y económica.

ADO es una de las mayores empresas de autobuses del sur de México. Sus autobuses, que salen hacia la ciudad portuaria de Chiquila desde toda la región de Cancún, incluidos la terminal del centro, el aeropuerto, Playa del Carmen y Tulum, son seguros y cómodos, con asientos amplios y reclinables y aire acondicionado.

Puede reservar los billetes en línea, a través de la aplicación ADO o en las taquillas de varias estaciones de autobuses. Como referencia, los billetes de ida de Cancún a Chiquila cuestan aproximadamente 344 pesos (o 20 dólares), y el trayecto dura unas dos horas.

El siguiente paso es subirse al ferry que sale cada hora de Chiquila y lleva a los pasajeros a Isla Holbox. El trayecto dura solo 15 minutos a través del tranquilo canal en un cómodo catamarán con aire acondicionado. Los billetes cuestan unos 220 pesos (unos 13 dólares).

Lo mejor para hacer en Isla Holbox

Es fácil entender por qué Isla Holbox fue el paraíso de los mochileros durante tanto tiempo. Las calles arenosas están bordeadas de edificios con techos de paja salpicados de colores eléctricos como verde neón, rosa, turquesa y amarillo canario. Visitantes y residentes se mueven en carritos de golf, vehículos todoterreno y bicicletas todoterreno, mientras la rítmica música isleña sale de las cantinas al aire libre.

El bullicioso distrito Centro de la isla puede resultar abrumador para los viajeros que buscan desconectar. Pero si se aventura a las playas más alejadas del centro, podrá encontrar un trozo de soledad.

Una cosa es innegable en Isla Holbox: sus playas son espectaculares. Su primera parada debería ser Punta Mosquito, situada en la punta del codo más septentrional de la isla.

Arena blanca como la seda e interminables gradientes de agua cristalina a turquesa se extienden hasta donde alcanza la vista. Es un buen lugar para hacer una pausa, centrarse y aclimatarse al «tiempo de la isla», que aquí se lleva a rajatabla.

Sea cual sea el lugar de la isla en el que se aloje, quedará impresionado por sus playas de arena fina y aguas tranquilas, poco profundas e increíblemente transparentes. La mayor parte de las aguas de Isla Holbox solo llegan hasta la cintura, y encontrará coloridos bosquecillos de hamacas marinas donde vadear.

Aunque la energía de la isla es relajada, quienes deseen un poco de actividad encontrarán mucho que hacer. Quizá una de las principales razones por las que la gente visita Isla Holbox es para ver los magníficos tiburones ballena entre mediados de mayo y mediados de septiembre.

Estos gentiles gigantes, que pueden medir hasta 40 pies de largo, migran a la zona para aparearse y darse un festín de plancton durante el verano. Operadores turísticos respetuosos con el medio ambiente como VIP Holbox llevan a aventureros curiosos a nadar de forma segura y ética junto a estas hermosas criaturas para vivir un humilde encuentro con uno de los animales más grandes del planeta.

La tranquila costa es perfecta para practicar kayak y surf de remo. Y si tiene suerte, podrá ver cómo se iluminan las aguas que rodean la costa sur de la isla cuando se pone el sol, gracias al etéreo resplandor del plancton bioluminiscente.

Consejo: La mejor época para ver este fenómeno es entre julio y enero.

En cualquier época del año, lleve repelente de mosquitos. La isla forma parte de la Reserva Natural de Yum Balam, formada por humedales, manglares y selva baja donde proliferan los mosquitos.

Los mejores lugares para alojarse en Isla Holbox

Ser Casasandra

Los hoteles de Isla Holbox van desde alojamientos ecológicos a hoteles boutique frente al mar. Y aunque la isla se ha hecho famosa, se respira un ambiente bohemio.

La empresa de viajes de lujo Journey Mexico envía a sus clientes a Ser Casasandra para que disfruten de la mejor experiencia, gastronomía y servicio. Este hotel boutique se centra en el arte para que los huéspedes se sientan como si estuvieran en una galería frente a la playa con vistas al océano. Las habitaciones son rústico-chic, con suelos de baldosas, ropa de cama blanca y vigas vistas en el techo.

Nomade Holbox

Para una escapada romántica, Nomade Holbox ofrece 30 suites hechas con materiales sostenibles. Para quienes recuerden los días «de antes» de Tulum, este hotel les resultará familiar: las casas en los árboles de la selva, las suites frente al mar y las lujosas tiendas glamping ayudan a los huéspedes a conectar con la naturaleza. Cada ángulo del hotel es como una foto perfecta en una galería de Instagram.

Punta Caliza

Aléjese del centro para descubrir Punta Caliza. Las suites con techos de palapa se agrupan alrededor de una piscina turquesa de poca profundidad, por lo que parece un pueblo acuático secreto. En el interior, las habitaciones evocan acogedores bungalows, con suelos de baldosas, detalles de madera y ropa de cama blanca.

Quizá lo más alejado de la ciudad sea Las Nubes, al estilo de Robinson Crusoe. Este hotel ofrece una sensación de estar «al borde de la tierra», ya que es la última parada en la isla antes de que la playa sea engullida por la jungla de manglares. Una colección de bungalows con techos de paja se agrupa en torno a una pequeña piscina de color turquesa.

Las Nubes

Las Master Suites son los alojamientos que hay que reservar aquí, gracias a sus espacios luminosos y aireados y a sus terrazas con vistas al océano. Salga al banco de arena para saborear las preciosas aguas turquesas.

Aunque el ambiente de la isla ha cambiado en las últimas décadas, este lugar demuestra que aún se pueden encontrar remansos de paz.

You may also like

Leave a Comment